BIOSEGURIDAD SANITARIA / Biodescontaminación por peróxido de hidrógeno / Comparaciones entre el vapor y otras tecnologías

Comparaciones entre el vapor y otras tecnologías

Empleamos  equipos de generación de vapor de peróxido de hidrógeno HPV de Bioquell, que trabaja en punto de rocío (humedades cercanas al 100 %) y se basa en la formación de micro-condensaciones en las superficies, lo que lo hace más efectivo y además permite que el biocida llegue a todos los puntos del área tratada.  La química-física y las presiones parciales de un vapor de peróxido de hidrógeno saturado nos dicen que cuando se forma esta condensación el peróxido de hidrógeno está en una concentración significativamente mayor que el 30-35% original de la solución líquida. Dependiendo de la humedad y la temperatura ambiental, la concentración en el condensado puede alcanzar el 50 o el 60 %, lo que asegura su total eficacia y supone la gran diferencia respecto a nebulizadores de bajo nivel de desinfección.

Además el software inteligente supervisa los factores ambientales principales y optimiza cada ciclo hasta lograr el nivel equivalente a esterilización haciéndolos repetibles con la validación química y microbiológica pertinente.

La nebulización como método de descontaminación

La nebulización o atomización consiste en inyectar una solución de peróxido de hidrógeno u otras combinaciones de biocidas a una concentración mucho menor que la del peróxido HPV-AQ de Bioquell que es del 35%.  Para nebulizar se hace pasar el biocida por un conducto y se mezcla con aire a alta presión para lograr pequeñas gotas. Cuando el líquido sale al exterior se atomiza formando gran cantidad de micro-gotas que se dispersan por efecto de la energía cinética y se depositan en las superficies horizontales. La desventaja de este sistema es que hay superficies y zonas de difícil acceso que son inaccesibles, de modo que no quedan expuestas al tratamiento, reduciendo significativamente su utilidad y alcance.

Estas gotas de nebulizado tienen tamaños habitualmente con un rango que va de 5 a 20 µm y una media de 10 µm, mucho mayor que las gotas de vapor que genera el equipo de Bioquell  que resultan menos penetrantes y, por tanto, menos efectivas.

Descontaminación con Ozono

Las desventajas de este sistema de desinfección son las siguientes:

  • Tiene un fuerte carácter oxidante, por lo que puede dañar equipos electrónicos sensibles.
  • Se deben tomar medidas especiales para trabajar con el ozono y evitar la exposición de los trabajadores ya que es un gas tóxico que causa irritación de las mucosas y en algunos casos extremos, edema pulmonar.
  • En el inventario de clasificación de la ECHA (Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas) se notifica la clasificación de esta sustancia como peligrosa por vía aérea, irritación de piel y daño ocular.
  • Se debe ventilar adecuadamente el espacio desinfectado antes de volver a usarlo por público en general.
  • Debido a su tendencia para descomponerse y generar oxígeno, es extremadamente reactivo.
  • No está demostrada su eficacia contra el Co-VID-19.
  • No está autorizado su uso como biocida en entorno hospitalario.

Nota informativa sobre el uso de productos biocidas frente al Co-VID-19

luz ultravioleta uv

Descontaminación con luz UV

La descontaminación con luz ultravioleta a diferencia de los otros métodos mencionados, es un método físico y no químico. Cuando las bacterias, los virus y los protozoos se exponen a las longitudes de onda germicidas de la luz UV, se vuelve incapaces de reproducirse e infectar.

Su eficacia está relacionada con la distancia entre la fuente de luz y la superficie a tratar, de modo que los máximos efectos biocidas sólo tienen lugar a distancias relativamente cortas. En función de los tiempos de exposición y las distancias permite alcanzar una reducción log 4 (99,99%) de Clostridium difficile y una reducción log 5 (99,999%) de otros microorganismos menos resistentes (MRSA, VRE, CRE), muy lejos de la reducción que permite Bioquell (log 6 o 99,9999%).

Su gran desventaja es las zonas de sombra, en las que el efecto biocida es nulo. Para una misma sala, es necesario hacer varios ciclos en diferentes posiciones para llegar a todas las zonas de sombra.

Sólo el vapor de peróxido de hidrógeno alcanza a todos los rincones y superficies de difícil acceso en un solo tratamiento, con eficacia equivalente a esterilización y, lo más importante, completamente validable tanto por indicadores químicos como biológicos.